Aborto
Facebook Twitter
   Liderazgo  | Sindicalismo


Las trabajadoras del hogar en Bolivia
Por Cecilia Lanza Lobo, desde Bolivia* | 6.6.2011

En una sociedad pobre, heredera de prácticas coloniales esclavistas, las trabajadoras del hogar constituyen uno de los sectores laborales más vulnerables. Son víctimas de abusos, discriminación, malas condiciones de trabajo y su acceso a los derechos laborales es cuando menos inequitativo.

Ellas constituyen uno de los sectores más numerosos de la población femenina económicamente activa. Son aproximadamente 137.000 trabajadoras en todo el país (8 millones de habitantes). Y entre el 25 y 28% de las familias urbanas bolivianas cuentan con una trabajadora del hogar.

A pesar de su rol vital en la sociedad boliviana, hasta hace muy poco tiempo las trabajadoras del hogar fueron paradójicamente invisibles como grupo organizado.  Grave error pues desde las épocas de Petronila Infantes e incluso antes, la mujeres trabajadoras conformaron la Federación Obrera Femenina (1927) y en 1935 el Sindicato de Culinarias que le dio un gran impulso a la Federación Obrera Local de la que era parte.

Contagiadas e impulsadas por sus compañeros obreros, las mujeres trabajadoras del hogar demandaron los mismos derechos básicos que ellos: jornada laboral de 8 horas, no discriminación, libre expresión, días de descanso, aumento salarial, seguro de salud, indemnización y vacaciones. Ellos lo lograron, ellas no. Sus avances fueron mínimos.

Pero no claudicaron. En 1984 se fundó el primer Sindicato de Trabajadoras Asalariadas del Hogar en La Paz, luego en el resto del país. Una década después, en 1993 se fundó la Federación Nacional de Trabajadoras Asalariadas del Hogar (FENATRAHOB) que reúne 15 sindicatos y 3 organizaciones en el ámbito nacional. Está afiliada a la Central Obrera Boliviana (COB) y a la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar (CONLACTRAHO) de la que son orgullosamente fundadoras.

Tantos años de trabajo y lucha no podrían ser vanos. En 1992 estas mujeres presentaron al Congreso Nacional el primer Proyecto de Ley de la Trabajadora del Hogar.  Una década después, el año 2003, finalmente lograron su objetivo: la aprobación de la Ley de Regulación del Trabajo Asalariado del Hogar (Ley Nº 2450) que en 25 artículos establece sus derechos, deberes, obligaciones y condiciones de trabajo.

Llegado Evo Morales al gobierno el año 2006, nombró como Ministra de Justicia nada menos que a una de ellas: Casimira Rodríguez, que había trabajado como empleada doméstica desde niña y durante 18 años antes de dedicarse por completo a la labor sindical.

Aún así, empoderadas como muchos sectores sociales antes marginados, con Casimira sólo se logró decretar el 'día nacional de la trabajadora del hogar'. Pero en la práctica las cosas no han cambiado mucho. La Ley es poco conocida y menos se cumple. De ahí la importancia de un programa radial pensado y hecho a pulso por ellas mismas.

Más información: Un programa en Aymara; Escobas por micrófonos.

*Este artículo se enmarca dentro del proyecto América Latina en perspectiva de género II, que se realiza con el apoyo del C3,  la unidad regional de análisis de la comunicación para América Latina de la Fundación Friedrich Ebert Stiftung (FES) de Colombia, en asociación con el área de género de la FES GENERO  y la Asociación Civil Artemisa Comunicación en Argentina.

Con él, buscamos producir y difundir notas de autor(a), con enfoque de género, de 15 países de América Latina. Para eso contactaremos a 15 periodistas de distintos países del continente para que relaten con personalidad y sensibilidad un aspecto de lo que sucede en sus países.

Artemisa Noticias
 

 


''Ser joven y mujer en un cargo de responsabilidad tiene aún muchas resistencias'', Por Marcela Espíndola | 3-9-2008
Tendiendo redes hacia la equidad, Por M.E. | 3-9-2008
Trabajadoras que alzan su voz, | 8-5-2008
Hijas de la fruta, Por Susana Yappert, desde Río Negro. | 18-1-2006
 

 

Artemisa Comunicación se sostiene gracias al apoyo recibido por los siguientes organismos e instituciones:
Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Organización Internacional de Migraciones (OIM),
Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM), British Council,
Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IDDH), Ifsa-Butler.
Diseño y Desarrollo: Mariel Burstein