Aborto
Facebook Twitter
   Identidades de Género  | Vida cotidiana


Adecuación sexual
Por Pablo Spinelli* | 15.9.2005

El urólogo platense César Fidalgo, y el juez de Mar del Plata Pedro Hooft, se juntaron por primera vez para disertar sobre las razones que justifican las mal llamadas operaciones de cambio de sexo. Uno es jefe del único equipo del país que realiza esas intervenciones. El otro, uno de los pocos jueces que las autorizan.

  El urólogo platense, César Fidalgo, y el juez de Mar del Plata, Pedro Hooft, se encontraron por primera vez para reflexionar en público, desde distintos puntos de vista, sobre las razones que justifican las "mal llamadas" operaciones de cambio de sexo. Uno es jefe del único equipo del país que realiza esas intervenciones. El otro, uno de los pocos jueces que las autorizan
 
  El encuentro entre el urólogo César Fidalgo y el juez marplatense Pedro Hooft tiene características históricas. Uno es el jefe del único equipo argentino que desde hace ocho años realiza operaciones de "adecuación sexual". El otro es uno de los pocos magistrados que abordan el tema de la transexualidad y ha autorizado esas intervenciones quirúrgicas.

  "Nunca nos habíamos visto, pero puedo decir que a través de los pacientes ya nos conocíamos mucho", dijo Fidalgo. El feeling entre ambos se hizo evidente en la charla realizada en el Hospital Privado Sudamericano de La Plata. Las definiciones científicas de uno coincidieron en todo con las opiniones éticas del otro.

  La charla fue esclarecedora en todo sentido. Desde el punto de vista médico, porque Fidalgo detalló con lujo de detalle, acompañado de una impresionante secuencia fotográfica, todos los pasos de las operaciones realizadas en el Hospital Gutiérrez. Y desde el punto de vista legal y bioético, porque Hooft precisó las armas jurídicas en las que basa sus fallos de autorización, y delimitó los bordes éticos de esas decisiones.

  Hay un punto de partida en el que ambos hicieron hincapié: la definición de transexual, como aquel individuo cuyo sexo biológico no coincide con su sexualidad psíquica. "No es un problema moral", es la afirmación a la que Fidalgo y Hooft adhirieron con más recurrencia durante toda la noche. "Porque no hay elección, el transexual es una persona que sufre en muchos aspectos por sentirse en un cuerpo equivocado".

"No es cambio de sexo"

  Fidalgo arrancó su intervención intentando derribar una definición errónea sobre las intervenciones que realiza: el cambio de sexo. "Creemos que hablar de cambio de sexo es dar demasiada potestad a la operación. Cuando vemos a un transexual no estamos viendo a un hombre, sino a una mujer, por lo cual esta intervención es de adecuación o reasignación sexual".

  Desde el punto de vista médico, los pacientes "operables", son los que la Organización Mundial para la Salud (OMS) define con "disforia de género". En otras palabras: no gozan de un equilibrio entre el sexo psíquico y el sexo biológico.

  "Hasta ahora, nadie encontró un tratamiento psicológico que permita adecuar el sexo psíquico con el biológico", dice Fidalgo. Así las cosas, la respuesta que puede dar la medicina es adaptar el sexo biológico, o sea los genitales, al sexo psíquico.

  Claro que las operaciones "no son a demanda", como dijo Hooft. Fidalgo remarca que son los transexuales quienes rechazan sus genitales y se sienten en cuerpo equivocados los diagnosticados para esa intervención.

  No sucede lo mismo con los homosexuales y los travestis (con tendencia homosexual o no), que no rechazan sus genitales y disfrutan del sexo con personas del mismo género, pero utilizando sus propios órganos.

Cinco operaciones

  Desde 1997, el equipo del Gutiérrez realizó cinco operaciones de este tipo, pero recibe cada año entre 15 y 20 consultas de personas que llegan para asesorarse sobre los pasos que deben dar para llegar al quirófano.

  Aunque no hay estadísticas oficiales, la experiencia indica que la mayoría de los transexuales que llegan son personas biológicamente masculinas y psíquicamente femeninas. Existe un porcentaje menor de mujeres que se sienten hombres y se presentan para adecuar sus genitales. El primer caso de ese tipo que tiene la autorización judicial espera la instrument

Artemisa Noticias/ SentidoG
 

 

Artemisa Comunicación se sostiene gracias al apoyo recibido por los siguientes organismos e instituciones:
Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Organización Internacional de Migraciones (OIM),
Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM), British Council,
Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IDDH), Ifsa-Butler.
Diseño y Desarrollo: Mariel Burstein